• 0

La cocina en la literatura cubana (IV): José Soler Puig

Abunda en la literatura de Cuba descripciones de productos alimenticios, comidas, costumbres del cubano ante la mesa y prácticas alimentarias de gran valor para la antropología de la alimentación en el ámbito nacional.

“El pan dormido”, de José Soler Puig, narra lo avatares de una panadería. De ella tomamos el fragmento siguiente que sirve de clase culinaria para producir panes y pasteles:

“A Felipe hacer un pastel le daba tanto gusto como comerlo; y todo era como en misa, el lavarse las manos, el limpiar el pollo, el cocinar la carne a fuego lento en la esquina de menos calor del horno, el mezclar la carne con las aceitunas y las alcaparras después de cocinadas, que Felipe quería que las aceitunas y las alcaparras se cocinaran dentro de la masa del pastel. Las pasas las mezclaba con la masa. Todo lo hacía con mucho cuidado, muy despacio, operación por operación, paso a pasito. Pero eso era antes

(…)

“Antes Felipe dividía en dos partes la masa y cada parte la hacía como una galleta grande, para poner una encima de la otra con el relleno en el medio (…) pero hoy Felipe ha perdido por completo la memoria y no le ha echado al pastel ni levadura, y si no le ha echado levadura, no tiene por qué esperar que coja punto. Felipe coge el sartén y abre la compuerta y tira el pastel en el horno, lo tira como quiera, sin ocuparse dónde cae, igual que hacía el hombre de los caballitos. Y tampoco Felipe se ha ocupado de ver cómo anda el calor del horno, metiendo el brazo por la compuerta”.

Te ha gustado? Compártelo:

Dejanos un comentario

Nuestro horario

Lun., Mar., Mie., Vie., Sab., Dom.
11:00 am - 11:00 pm
Jue.
11:00 am - 4:00 pm

Buscar

Certificado de Excelencia 2017

Déjanos saber tu experiencia en El Aldabón

Suscríbete