• 0

Casquitos de guayaba

La cocina cubana es una gran olla donde bulle un ajiaco de culturas. El cocinero, como alquimista, toma un poco de cada una, de la española, la africana, la china, la francesa…, y aporta la cultura propia. Nace así la cocina cubana.

Dice Ciro Bianchi en una de sus crónicas que cuando se suprimieron los garbanzos en el cocido español, surgió el ajiaco; cuando se prefirió el café al chocolate y se impuso el gusto por lo frito, comenzó la cocina cubana y dio sus primeros vagidos la nacionalidad cubana.

Hablábamos de la influencia que ha tenido la cocina en las diferentes manifestaciones de la cultura y les propongo ver cómo la cocina también marca el pentagrama musical cubano. Comienza en el siglo XIX y ya en el XX se hace más estrecho.

Han sido varios los compositores que han encontrado en la cocina la forma divina para deleitarnos, tanto con el pregón como en otros géneros, llevando en ellos la vida cotidiana y el reclamo popular, tan genuino y criollo, convertido en expresión musical que ha llegado al repertorio musical más exigente y universal. Son varios los que le propondremos. Hoy, les dejo el video y la letra de un gran éxito: Frutas del Caney, de Félix B. Caignet, son-pregón inmortalizado por el Trío Matamoros.

En entregas sucesivas, también presentaremos los postres, porque no hay una buena comida si no se culmina con un buen postre. Y son diversos y variados en Cuba, ya sean los dulces de frutas en almíbar; casi en extinción, la natilla, las yemas de huevo, el majarete, el arroz con leche, y muchos otros que iremos reflejando en esta página. Es lamentable que actualmente en la mayoría de los restaurantes lo que se oferta como postre es el helado; que nunca fue postre, solo un refrigerio. O alguno que otro dulce foráneo que no deja de ser sabroso, pero no es nuestro.

Hoy les propongo ese delicioso plato, muy tradicional y cubano: los casquitos de guayaba. Disfruten.

La receta

Casquitos de guayaba

4 Servicios

Ingredientes:

8 guayabas coloradas y maduras. 460 gramos de azúcar
, 2 pedacitos de corteza de limón 1 pizca de sal

Preparación:

Lave las guayabas y retire ambas puntas, así como algún daño que tenga la fruta. Proceda a pelarlas con cuidado. Ponga las cáscaras en un caldero y los guayabas en otro. Cuando haya pelado todas las guayabas, píquelas al medio de forma que le queden dos tapas. Con una cucharita retire las semillas y échelas en el caldero donde están las cáscaras. De esa forma le van quedando los cascos de guayaba limpios. Lávelos. Añada el azúcar, la sal y las cortezas de limón al caldero con los cascos. Manténgalo a la candela hasta que los cascos se vean brillosos y no esté muy espeso el almíbar. Puede utilizar las cáscaras y las semillas para hacer una mermelada, membrillo o una barra de guayaba.

Acompáñelo con queso o queso crema.

Te ha gustado? Compártelo:

Dejanos un comentario

Nuestro horario

Lun., Mar., Mie., Vie., Sab., Dom.
11:00 am - 11:00 pm
Jue.
11:00 am - 4:00 pm

Buscar

Certificado de Excelencia 2017

Déjanos saber tu experiencia en El Aldabón

Suscríbete