10 secretos de la cocina italiana que te harán lucir como un verdadero chef

  • 0

10 secretos de la cocina italiana que te harán lucir como un verdadero chef

No son pocos los amantes de la cocina italiana. Fuera de Italia, existen miles de restaurantes que se precian de cocinar los mejores platos con métodos idénticos a los de las mismísimas nonnas.

Es cierto que esta cocina tiene sus particularidades, pero existen 2 claves que son la base para entenderla: ingredientes de primera calidad y platos cocinados en el momento (nada de ravioles congelados). Descubre más secretos de la cocina italiana a continuación. ¡Te harán lucir como un verdadero chef!

1. Agrega una textura crocante a la pasta

secretos comida italiana crocante

Es muy común ver en Italia que se le agrega un ingrediente a la pasta sobre su salsa o directamente sobre el plato de pasta sola. Este método genera un contraste de texturas que en el paladar resulta un verdadero manjar.

Pueden ser desde frutos secos machacados hasta pequeños trozos de vegetales o croutons. Cualquier topping que se te ocurra vale, solo recuerda que tiene que ir en concordancia con el sabor de la pasta, su relleno (en el caso de que lo haya) y la salsa.

2. Mezcla la pasta en su salsa

En muchos sitios se tiene la costumbre de servir primero la pasta y luego agregarle encima la salsa. En Italia, en cambio, se incorpora la cantidad de pasta preparada según los comensales a la salsa elegida. Los spaghetti o penne nunca deberían ir en soledad con un montón de salsa por encima. Mézclalos y notarás la diferencia de sabores.

3. No agregues aceite de oliva al agua hirviendo

Esta es otra costumbre que suele implementarse al preparar las pastas. El aceite no evita que la pasta se pegue y sí puede producir efectos no deseados al mezclarlo con la salsa. Al incorporar aceite al agua, se dificulta el proceso de amalgamamiento entre la pasta y su salsa porque esta última resbala. Ya sabes, mejor ahórrate el aceite.

4. Siempre menos salsa es más

pastas saludables 2

Algunos suelen pasarse de la raya con la cantidad de salsa que le incorporan a las pastas y olvidan el hecho de que este preparado es un complemento, y no el personaje principal de la obra. Sin embargo, una cantidad menor no implica menos sabor. En todo caso, resaltarán ambos: el sabor de la pasta en sí y su relleno, si es que cuenta con él.

5. No tengas miedo de los puntos

Cocinar la pasta al dente quiere decir que los fideos nunca estarán demasiado suaves ni, mucho menos, abiertos. Si bien en Italia se utilizan distintos tipos de cocción, existe un secreto para llegar al punto deseado.

Para lograr pasta al dente revisa las instrucciones del paquete. Será siempre un minuto menos que lo que indica. En caso de que sean pastas frescas, averigua con la persona encargada del local donde las conseguiste y, si las haces tú, simplemente tantea y prueba con un tenedor.

6. Combina el vino y la comida según el dulzor

Deliciosas albondigas de cordero
 

Antes de optar por un vino, piensa en su dulzor. Este debería complementarse con los sabores que llegarán al paladar por medio de la comida. Por ejemplo, el vino Cabernet iría excelente con un trozo de carne asada con papas o con unas albóndigas con salsa.

7. No le añadas crema o leche a la salsa alfredo

Existen varias versiones de la salsa alfredo, pero la auténtica solo lleva queso parmesano, manteca, un poco del agua de la cocción, sal y pimienta. Una vez que pruebes esta forma de hacerla verás que ni la leche ni la crema son necesarias y no querrás volver a incorporarlas jamás en esta salsa.

8. Ten en cuenta la superficie sobre la que trabajas la pasta

Para hacer pasta casera no precisas una máquina de pastas, pero sí tienes que tener en cuenta algunos tips. Por ejemplo, la superficie sobre la que trabajas tiene que ser madera, acero inoxidable o mármol. Sobre cualquiera de las 3 podrás estirar y cortar la pasta sin preocuparte por que quede pegada o irregular.

9. Cuanto más fina, mejor

Como hacer pasta casera 2
 

Imagina morder un sorrentino y que la masa sea dura y gruesa. Nadie quiere comer algo así, ¿verdad? Pues entonces cuando pongas manos a la obra con tus pastas caseras procura estirar la masa hasta que esté lo más fina posible sin que se rompa.

La regla en Italia para saber cuándo está lo suficientemente estirada es pensar que si pusiéramos un periódico debajo, lo podríamos leer. Digamos que entre 0,2 y 0,4 milímetros es el grosor ideal.

10. Los ravioles también pueden ser dulces

Aunque no lo creas, esta alternativa dulce puede resultar un postre excelente. Anímate a rellenar los ravioles con nutella, higos en trozos pequeños o dátiles. Luego solo tienes que freírlos, y pronto. Te recomendamos como toque final que espolvorees un poco de azúcar impalpable encima. ¡Magnífico!

Una vez que has aprendido los lineamientos básicos de esta cocina te das cuenta de que puedes implementarlos fácilmente en tu propio hogar sin necesidad de viajar a Europa o pagar por una cena en un restaurante reconocido.

Esperamos que te sean de utilidad estos consejos y que los pongas en práctica en tu próxima comida a la italiana.

Te ha gustado? Compártelo:

Leave a Reply

Nuestro horario

Lun., Mar., Mie., Vie., Sab., Dom.
11:00 am - 11:00 pm
Jue.
11:00 am - 4:00 pm

Buscar

Certificado de Excelencia 2017

Déjanos saber tu experiencia en El Aldabón

Suscríbete